The Cribs en vivo en el Cavern Club, Liverpool: la Jarmania es palpable

0
103
The Cribs en vivo en el Cavern Club, Liverpool: la Jarmania es palpable

Bajando la escalera más famosa de Liverpool, pasando por exhibiciones de vidrio con las guitarras de The Quarrymen, en el arco de ladrillo facsímil de la leyenda (el escenario original de Cavern en el que tocaron The Beatles estaba a unos 20 pies de distancia), se desata un furor pop salvaje y estridente. Los dos líderes armonizan los “wo-oh!” Sobre explosiones frenéticas de beat-rock rugiente mientras el baterista, con una chaqueta de Ringo abotonada, se sube al tambor para golpear su equipo desde arriba. La principal diferencia entre el 62 y el 20 es que, esta noche, salvo un par de camarógrafos, son las únicas tres personas en la sala.

LEE MAS: The Cribs sobre sobrevivir a la implosión: “Dave Grohl nos dijo: 'Haz un maldito álbum'”

“¡Dios mío, es como Cribsmania aquí!” Ryan Jarman sonríe, y en términos de energía cruda y desenfrenada no está muy equivocado. La elección del lugar de un acto para su transmisión en vivo de cierre a menudo refleja su espíritu, por lo que mientras más actos hifalutin pueden alquilar teatros de ópera y salones señoriales a bajo precio, The Cribs se reconecta con sus fanáticos, virtualmente, después de tres años sin conciertos en la comodidad. de su hábitat natural: el foso del sótano. ¿Techo a una distancia de cabezazo? ¿Un mural de graffiti colorido en la pared trasera? ¿Sudoroso, incluso cuando está desierto? Entonces déjanos rockear.

En lugar de una máquina de conciertos bien perforada, The Cribs asaltan The Cavern luciendo como una banda de garaje renacida. Durante los últimos dos años, sus justas pero costosas batallas con los principales sellos discográficos por la propiedad de su música podrían haberlos dejado en bancarrota y quebrados, por lo que su alivio y exuberancia al tocar 'en vivo' después de un período de lucha con uñas y dientes por la supervivencia les da en la corriente una sensación palpable de celebración, aunque teñida de cierta frustración por el hecho de que la familia Cribs en general tuviera que ser distanciada cinematográficamente.

Están aquí para saludar a su viaje (y a sus antepasados ​​de Cavern) tanto como bautizar el nuevo álbum 'Night Network', y mientras el nuevo y apropiado stormer de pop alternativo de la era beat 'Running Into You' da paso a un glorioso 'Mirror Kissers ', con Gary y Ryan armonizando como angelicales lobos de manada y Ross trepando a su equipo para el paso de los ocho militares, es como ver el regreso televisado de una banda de héroes.

Las transmisiones en vivo pueden ser implacables para las bandas que enfurecen en lugar de refinar. Las notas vagas y las melodías tensas que se suman al encanto punkoide despreocupado de un concierto de Cribs son expuestas forense por el ojo de acero de la cámara. Pero no se detienen por el bien de la lente. Se abren paso en 'I'm Alright Me' (“¡Tómate las drogas! ¡No comas! ¡Desprecia a los que conoces!”) Como si lo agarraran salvajemente por la cola durante tres minutos, luego se apilan directamente en 'Necesidades de los hombres' sabiendo que, sea cual sea el tempo al que termine, su hit de guerra de sexos tiene un riff que puede hacer explotar una habitación vacía.

Además de un punto intermedio en el que hacen una pausa para presentar sus respetos a sus padrinos del pop británico, uniendo el homenaje de Rinky-dink Blur 'It Was Only Love' con el Noel-ish 'Shoot The Poets', además del extraño momento del cañón que destroza la garganta. euforia del rock como 'Back To The Bolthole', mantienen un ritmo furioso de garage-pop mientras dan gracias en una multitud de idiomas. Después de todo, esta es una gira mundial completa abarrotada de 75 minutos.

La claridad del formato ayuda a enfocar elementos de la música de The Cribs que a menudo extrañarías: el trabajo de guitarra más evocador de Ryan hace que “Burning For No One” parezca ingrávido o “I Don’t Know Who I Am” suene oceánico; los elegantes Cardigans que se esconden detrás de “You Were Always The One”; la raíz Northern Soul de “Things You Should Be Knowing”, que tendrá su primera salida en vivo en 15 años para la ocasión. Pero estamos aquí para las vertiginosas carreras de “Ángulo diferente”, “Soy un realista” y “Vamos, no seas nadie”, cuyo coro es el concentrado pop indómito de Jarman.

Dentro de The Cavern Club. Crédito: Mark Forrer

Cierran con un 'Broken Arrow' tan apasionado que rompe Internet con tanta seguridad como si hubieran organizado un sorteo de PS5, pero es la nueva pista 'Screaming In Suburbia' que personifica las pasiones reiteradas del evento. “Siguen siendo los mismos niños / Gritando en los suburbios”, grita Gary sobre una de sus mejores melodías hasta el momento, y si The Cavern Stream prueba algo, es que The Cribs ha emergido de su período más oscuro con su fuego original intacto. Ser nadie nunca fue una opción.

Los Cribs jugaron:

“Corriendo hacia ti”

“Mirror Kissers”

“Estoy bien yo”

“Necesidades de los hombres”

“Siempre fuiste el indicado”

“Nunca pensé que volvería a sentirme”

“Ardiendo por nadie”

“Cosas que debe saber”

“De vuelta al Bolthole”

“Mi vida pasó ante mis ojos”

“Lo he intentado todo”

“Fue solo amor”

“Dispara a los poetas”

“Gritando en los suburbios”

'Angulo diferente'

'Tenso'

“Soy un realista”

“No sé quién soy”

“Canción de amor de chaqueta de cuero”

“Vamos, no seas nadie”

'Flecha rota'

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí